Compartir

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, ha pedido a representantes internacionales que no trabajen con la compañía china de telecomunicaciones Huawei para proteger la “democracia occidental”.

 

Las acciones de Pelosi se dan durante intervención como una de las oradoras invitadas a la 56 Conferencia de Seguridad de Múnich, en Alemania, en donde aprovechó para declarar públicamente:

 

“Las naciones no pueden ceder nuestra infraestructura de telecomunicaciones a China por conveniencia financiera, una concesión tan mal concebida solo envalentonaría al presidente Xi Jinping,  ya que socava los valores democráticos, los derechos humanos, la independencia económica y la seguridad nacional”.