Compartir

El bar del que el pasado domingo se desprendió un balcón provocando la muerte de tres personas; entre ellos una menor de edad, no tenía los permisos pertinentes para su correcto funcionamiento; el bar Mocambo operaba de manera ilegal.

Por medio de sus cuentas oficiales de redes sociales, el ayuntamiento de Progreso, en Yucatán, emitió un comunicado en el que se explica detalladamente los resultados de la información que se integró a la carpeta de investigación de este lamentable accidente.

“De la revisión de los expedientes de la Unidad de Protección Civil y de la misma Dirección de Desarrollo Urbano se encontró que durante el mes de noviembre del año 2018, y como parte de las acciones de regularización de los establecimientos mercantiles del Puerto, fue practicada una visita de inspección en materia de protección civil al lugar, encontrándose que el mismo no cumplía con los requerimientos necesarios para operar”, señala parte del comunicado.