Compartir

“The Show Must Go On” es una frase que se aplica para muchas situaciones, sin embargo, muy pocas personas son capaces de aplicarla al cien por ciento lo que significa. Tal como lo hizo este guitarrista.

Se trata de Bobby Jensen, el guitarrista de la banda de rock Hairball quien durante un concierto que ofrecían en tributo a su banda favorita Kiss, se le incendió el cabello debido a los juegos artificiales.

Seguido de una explosión, brincaron las chispas de fuego que alcanzaron a caer en la prominente cabellera del rockero, provocando que esta se incendiara.

Al percatarse de esto, automáticamente su compañero de banda intentó apagar el fuego, sin embargo, este ya estaba muy crecido y no logro hacerlo. Finalmente apareció en el escenario parte del staff para apagar el incendio en la cabellera.