Compartir

Luego de que el Gobierno Federal iniciara lo que ya se maneja como guerra contra los huachicoleros y que esta dejara en desabasto de combustible a varios estados de la república, el fenómeno de las compras de pánico se hace presente en Nuevo León.

Cientos de regiomontanos salieron a las gasolineras a hacer largas filas para abastecerse de gasolina o diésel. Al respecto, Manuel González, secretario de Gobierno instó a los habitantes del estado a no realizar y provocar compras de pánico.

“Realmente es un problema de logística que va a ser solucionado y les pedimos paciencia y orden, no hay cierre de ductos, hay una vigilancia extrema, eso sí les puedo asegurar”, informó el funcionario público.