Compartir

Después de 14 años; dos gobiernos distintos y una serie de descalificaciones en contra de la periodista y escritora Lydia Cacho, el Gobierno Mexicano ofreció una disculpa pública por los hechos de tortura de la que fue objeto.

Durante el evento, el subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población, Alejandro Encinas, reconoció que el Estado falló en su búsqueda de otorgar protección a la libertad de expresión y no tortura al ejercicio periodístico. “Ciudadana Lydia Cacho, a nombre del Estado Mexicano le ofrezco una disculpa pública por la violación a sus derechos humanos en el marco del ejercicio de libertad de expresión”, fueron las palabras de Encinas quien aseguró que las autoridades asumen la responsabilidad de los hechos “ocurridos hace 13 años”, fueron las palabras con las que se ofreció una disculpa a la periodista.

En diciembre de 2005 la periodista Lydia Cacho fue detenida en Cancún y trasladada a Puebla, luego de la publicación de su libro “Los Demonios del Edén” en el que acusa directamente a los empresarios Kamel Nacif y Jean Succar Kuri, amigos del entonces gobernador Mario Marín, de operar una red de pederastia. Durante su traslado, la periodista acusó de tocamientos, abusos, amenazas y tortura.