Compartir

Esta tarde Petróleos Mexicanos confirmó el hallazgo de una toma clandestina de combustible desde donde se realizaba la actividad conocida como huachicoleo en terrenos de la comisaría de San Ignacio.

Al lugar arribaron elementos de la seguridad física de PEMEX, así como elementos del Ejército nacional, para resguardar la toma clandestina que se ubica en kilómetro 11+00 de la carretera Progreso-Mérida.

Aunque no se logró ninguna detención, la empresa interpuso una denuncia para deslindar responsabilidades y sancionar a quien o quienes resulten responsables.