Compartir

El árbol de Fortingall sufre de estrés.

Catherine Lloyd, coordinadora del Tayside Biodiversity Partnership, ha asegurado que, si bien es cierto que la presencia de turistas llevándose partes del árbol no ayuda, la historia del tejo de Fortingall se ha sobredimensionado en diferentes medios de comunicación.

El Fortingall Yew es el árbol más antiguo de Europa y podría tener entre 3.000 y 5.000 años. Se ha llegado a decir que el árbol podría ser todavía más viejo, de hace 8.000 o 9.000 añoscuando la Glaciación terminó.

No corre el peligro de morir en las próximas décadas, esperan incluso que dure siglos.