Compartir

 

Tal vez tú tengas parecido o te hayan dicho que tienes parecido con algún artista e incluso te hayan confundido con él, sin embargo, esto no siempre es un motivo para enorgullecerse o decirlo.

Tal es el caso de Richard Anthony Jones, que pasó 17 años en la cárcel acusado de un crimen que no cometió. La justicia del estado de Kansas lo acusó de haber ser responsable de un asalto con mano armada. Sin embargo, cuando esto sucedió, Anthony Jones se encontraba de fiesta con su novia. El verdadero culpable fue Ricky Lee Amos, que se parecía mucho a él en ese momento.

17 años después Jones decidió demandar al estado de Kansas por haberlo culpado de un delito que no cometió, además del daño a su imagen. El juicio lo ganó y con esto, recibirá una cantidad 1.1 millones de dólares como compensación.

Además de la remuneración, Richard Anthony Jones recibió un certificado de inocencia y la eliminación de sus registros de arresto y condena. Mientras que al verdadero culpable, la ley impidió condenarlo debido a que el tiempo transcurrido no lo permite.