Compartir

 

El hallazgo fue logrado por un robot de búsqueda

André Finot, responsable de la comunicación de la catedral, informó sobre el descubrimiento de una de las cuatro esculturas de ángeles dorados que se encontraban en la bóveda de Notre Dame, esto después del grave incendio que se vivió en abril.

La escultura se encuentra en buen estado, la cabeza está intacta, así lo informó un periodista de la Tribune de lárt, quien asegura que el hallazgo se hizo entre escombros de la bóveda y la armadura de madera, las cuales quedaron muy dañadas después del incendio del 15 de abril.

Un robot de búsqueda fue el encargado de la tarea de encontrar uno de estos querubines que fueron esculpidos en el año 1728 por el arquitecto francés Germain Boffrand.