Compartir

Durante la conferencia del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, desde Palacio Nacional, informó que, se llegó a la decisión de que las Islas Marías dejen de funcionar como centro penitenciario y comiencen a funcionar como centros culturales.

De ser así, informó, los alrededor de 600 presos que ahí se encuentran, mismos que son considerados como de baja peligrosidad, serían reacomodados en otras prisiones y 200 más serían puestos en libertad.

“Ha sido un penal de castigo, el envío de presos, violación de derechos humanos, el último motín se presentó en el 2003 porque se sobre pobló la isla con ocho mil reclusos”, informó el titular del ejecutivo.