Compartir

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador comenzó su conferencia desmintiendo el tema de la privatización del país, diciendo: “Lo que ahora está muy remota esa posibilidad, o mejor dicho no existe ninguna posibilidad de que se privatice el agua”.

El mandatario resaltó que el salario del país ha presentado un aumento del 6%, luego de que el IMSS anunciará que en octubre de este años se crearon 160 mil nuevos empleos.
“Ya estamos como en 650 mil empleos generados este año”, aseguró.

En cuanto a la llegada de Evo Morales y su asilo político ofrecido por nuestra nación, López Obrador afirmó que ningún país en el mundo tiene un historial como el de México en brindar asilo político, lo que se trata de un “timbre de orgullo”.

El presidente comunicó que el exmandatario Boliviano se alojará en una vivienda que le proporcionó el gobierno federal y aclaró que esta cuenta con la protección necesaria.

Sobre los hechos ocurridos en la toma de protesta de Rosario Ibarra, el mandatario se declaró “muy satisfecho y contento” por la decisión del Senado, ya que “ella vivió en carne propia lo que es la desaparición de un hermano”.

López Obrador aprovechó para acusar que las protestas de los elementos de la Policía Federal en el AICM durante la llegada de Evo Morales “no fueron una casualidad”.

“Sigue habiendo mucha provocación, no es posible, no es una casualidad que llegue Evo Morales y que al mismo tiempo se organicen para protestar. No es espontáneo, hay alguien que esté meciendo la cuna”, declaró.