Compartir

El gobierno de México está contemplando la posibilidad de que la pesca de camarón en el hábitat de la vaquita marina regrese, siempre y cuando se encuentren soluciones para evitar que esta actividad dañe a esta especie en peligro de extinción.

Luego de diversas reuniones con autoridades de Estados Unidos, el gobierno mexicano se encuentra construyendo una salida a la crisis en el Alto Golfo de California, que permitiría a los pescadores de San Felipe, Baja California y el Golfo de Santa Clara, Sonora regresar al mar con redes de enmalle de hasta 400 metros de longitud.

La estrategia que se tiene contemplada es dividir el área de refugio de la vaquita marina de mil 841 kilómetros cuadrados en tres zonas, una de ellas con tolerancia cero, donde ni siquiera se permitiría la navegación de embarcaciones para mantener a salvo el ejemplar.