Compartir

Las consecuencias del incidente ocurrido en abril.

El gobierno francés ha declarado que se han registrado caídas de piedras en el inmueble durante la reciente ola de calor que azotó Francia y este sigue corriendo el riesgo de derrumbarse.

El ministerio de Cultura de Francia ha declarado que hay una necesidad urgente de retomar las obras para que la estructura de Notre Dame se consolide, pues estas se suspendieron el 25 de julio por temores sobre la exposición de los trabajadores a residuos de plomo.

“Recientemente se han producido nuevas caídas de piedras de las bóvedas de las naves tras la ola de calor” de finales de julio, señaló el ministerio de la Cultura.