Compartir

Cuando escuchas la frase: “Hay quienes hacen prácticamente de todo por dinero…” puedes imaginar casi cualquier cosa. Pero estamos seguros que nunca imaginarás lo que sucedió en Kazán, república de Tartaristán en Rusia.

La mujer acudió a una institución bancaria en búsqueda de un préstamo que le ayudara a solventar sus pesares económicos. Sin embargo, ante la negativa por parte del ejecutivo bancario, Yulia Kuzmina de 25 años de edad se levantó de su asiento y comenzó a despojarse de su ropa.

Al percatarse de este hecho, el joven rápidamente se levanta de su silla, detuvo a la mujer, le negó nuevamente el crédito y la obligó a retirarse del lugar. Posteriormente se supo que el crédito fue negado a la joven de 25 años debido a que era considerada como una persona no solvente económicamente.