Compartir
Según información de diario “The Washington Post”, Erik Prince, el fundador de la firma militar privada estadounidense, Blackwater, mantuvo durante el mes de enero una reunión secreta con un confidente del presidente de Rusia, Vladímir Putin, en lo que al parecer fue un intento de abrir líneas de comunicación entre Moscú y Donald Trump.
El periódico indicó también que, aunque el programa completo de la reunión no está claro, EAU se ofreció a organizar el encuentro para explorar si se podía convencer a Rusia de que limitara su relación con Irán, incluidos sus lazos con Siria.
Sin comas ni comillas, información en el punto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here