Home Nacional Se disputan “huachicoleros” control de Puebla

Se disputan “huachicoleros” control de Puebla

Los enfrentamiento entre bandas dedicadas al robo de combustible en Puebla dejaron, durante el sexenio de Rafael Moreno Valle un total de dos mil muertes a consecuencia de la disputa del territorio para operar, reportan los informes de Secretariado Ejecutivo Nacional del Sistema de Seguridad Pública (SENSSP) que indican que entre 2012 y 2016, la entidad repuntó 39.1 por ciento en el número de asesinatos solo con arma de fuego.

En tanto, el informe del primer trimestre de 2017 -último periodo gobernado por Moreno Valle-, la entidad registró 409 homicidios dolosos, de los cuales 236 fueron con arma de fuego y 85 con arma blanca. En este segmento, el comparativo registra que en 2012 se reportaron 463 homicidios dolosos y en 2016 fueron 590, es decir, el aumento fue de 27.4 por ciento.

Se especifica que tan solo estos registros se presentaron dos zonas de la entidad que se presentan como “focos rojos” por el alto índice de actividad de robo de combustible. La primera zona es la conocida como “Triángulo Rojo”, conformada por los municipios de Acajete, Tepeaca, Quecholac, Acatzingo, Tecamachalco y Palmar de Bravo. 

En esta zona, la disputa desató una ola de violencia tras los enfrentamientos de las bandas lideradas por Antonio Martínez alias el “Toñín”y por Roberto de los Santos de Jesús conocido como el “Bukanas”, los cuales disminuyeron tras el arribo de 200 elementos de la Sedena para blindar el paso del ducto por la zona.

Este refuerzo por parte de la Federación generó que las bandas se trasladaran a una nueva zona y comenzaran a disputarse el tramo de 47 kilómetros que inicia en Cuautlancingo y termina en Tlahuapan, pasando por San Martín Texmelucan, Coronango y San Matías Tlalancaleca. Por esta situación, Pemex ha declarado que las pérdidas anuales son de 30 mil millones de pesos.

Ante estos datos, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reportó en el informe del primer trimestre de 2016 reportó que la disputa por la plaza ocasionó en el cierre del sexenio morenovallista un alza en el número de homicidios por armas de fuego y secuestros, situación que -según organizaciones civiles y politólogos- han convertido la zona neutral del narco en un campo de batalla de huachicoleros.