Compartir

Al menos 400 personas dedicadas al negocio de los “sonideros”, comenzaron una marcha hacia el Zócalo capitalino para exigir al gobierno capitalino que el “gremio” sea reconocido y otorgue los derechos que conforme a la ley corresponde.

Los participantes que acudieron a los movimientos de protesta iban vestidos de blanco y demandaban al gobierno el derecho al trabajo, el derecho al espacio público, y el derecho a la cultura.

Los sonideros declararon que el gobierno les quiere prohibir su intervención en las fiestas sociales y fiestas patronales, porque aparentemente generan violencia y ellos aseguran todo lo contrario, que generan diversión.