Compartir

 

Jeanine Áñez tomó protesta como la nueva presidenta interina de Bolivia, luego de que Evo Morales, quien llevaba más de 13 años en el gobierno, anunciará su renuncia y aceptará públicamente un asilo político en México ofrecido por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“A mi me da mucha pena los mexicanos porque de algo de lo que nosotros queremos salir, ellos decidieron entrar”, expresó la presidenta autoproclamada.

En cuanto a sus declaraciones sobre Evo Morales, Áñez declaró que el expresidente busca engañar al mundo diciendo que hubo un golpe de Estado en Bolivia pero que no hubo tal, pues los ciudadanos solo buscaban que se respetaran sus votos.

“Evo Morales está en México “queriendo verse como una víctima, cuando no lo es”, aseguró la nueva mandataria de la nación boliviana.