Compartir

Sin duda una decisión que deja mucho de qué hablar al poner a la protagonista de Roma, Yalitza Aparicio, codeándose de las 100 mujeres más poderosas del país.

Sin duda el trabajo de la actriz oaxaqueña sale de lo escénico y trasciende en lo paradigmático, rompiendo estereotipos sobre la mujer mexicana.

Lo polémico de su aparición en la lista no radica en su trabajo actoral, en lo cual ganó el Oscar a mejor actriz, compitiendo con actrices de la talla de Glenn Close, Melissa McCarthy, Lady Gaga y Olivia Colman.

Nada de eso, lo polémico consiste en que cualquiera de las otras seleccionadas hubieran deseado tener el mismo éxito exponencial que tuvo Yalitza, quien logró en un año lo que empresarias, y directoras de organismos internacionales tardaron toda su vida, por ejemplo Irene Espinosa, Subgobernadora del Banco de México, Rocío Nahle, Secretaria de Energía, Gabriela León, fundadora de Gresmex o Claudia Jañez, presidenta del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales.

Eso sí, visto desde una perspectiva étnica, la presencia de Yalitza resalta en la foto de Forbes, rodeada de muchas mujeres caucásicas.En su entrevista con Forbes, la actriz afirma su lucha por la equidad de género.

“Esto es algo que debe de venir desde el hogar, con cosas tan sencillas como evitar que entre hermanos existan diferencias relacionadas con el género; que, no por ser niñas, ellas deben cocinar y, no por ser niños, ellos deben ser vistos como quienes llevan el mando. Tenemos que acabar con este tipo de prácticas”.